- Gestión integral de residuos sólidos (GIRS)
     
 

 

 

 

 
Gestión integral de residuos sólidos (GIRS)

 

Una gestión integral de residuos sólidos debería incluir un programa de recolección diferenciada de los residuos urbanos, separando en principio, los residuos orgánicos de los inorgánicos. Los orgánicos representan en general, el 50% del volumen total de los residuos, por lo cual, incluir su reciclado, puede disminuir de forma considerable el volumen de residuos a disponer en un relleno sanitario. Se pueden separar para su reciclado además el papel y cartones, los plásticos, vidrios y metales. De esta forma, además de disminuir el volumen de residuos, se ejercería una menor presión a la explotación de recursos renovables y no renovables.

 

El reciclado de los residuos orgánicos puede consistir por ejemplo en la producción de abono o compost. Pueden enterrarse para favorecer su degradación por microorganismos aeróbicos, y obtener un producto denominado compost, que se utiliza como fertilizante natural del suelo. La producción de compost requiere de la clasificación previa de los residuos para separar aquellos materiales que pueden tener otra utilidad, los que no puedan ser degradados y los desechos tóxicos. Este método es seguro desde el punto de vista ambiental, pero no permite tratar todos los residuos, por lo cual no suprime la necesidad de los rellenos sanitarios.
El reciclado o reutilización de materiales, es un método de tratamiento muy beneficioso ya que reduce el volumen de basura, disminuye la cantidad de materia prima utilizada, permite el ahorro de energía y de recursos naturales.

 

Definiendo estos conceptos básicos de la gestión de residuos, se pretende comunicar la necesidad de un cambio de actitud del individuo con respecto a los recursos naturales, tendiente a desarrollar una conciencia ética compatible con el uso sustentable de los mismos. 


Los principios básicos para la GIRS:


 

  •      Prevención: reducir la cantidad (por ejemplo, las empresas pueden disminuir la cantidad de envoltorios de los productos que fabrican) y la peligrosidad de los residuos.

 

 

  •      Protección: favorecer la recuperación y el reciclaje de los materiales, a través de la separación en origen, programando la recolección y la eliminación segura de lo que no es reciclable. Promover la valorización de los materiales de los desechos, de esta manera dejan de ser residuos y pasan a ser materias primas o insumos para otros procesos. Se podría favorecer un mercado de intercambio de materiales entre fábricas.

 

  •       Saneamiento: erradicar los basurales y toda otra clase de terreno contaminado, reglamentando el uso correcto de los mismos. 


El principio de las “tres erres”:

~    Reducir


~    Reutilizar


~    Reciclar

 

 

Son tres acciones que debemos incorporar a nuestra forma de vida, ya que con el adecuado tratamiento de los residuos domiciliarios, contribuimos a disminuir los niveles de contaminación ambiental, preservamos la naturaleza, cuidamos los recursos no renovables, ahorramos energía y mantenemos limpio nuestro entorno.

 
< Anterior

 

 

 
 
Proyecto: Nuestro Ambiente esta desarrollado en el marco del Proyecto TEDEL